Entrevista: Augusto nos cuenta sus impresiones tras la primera mitad de temporada

 In Noticias

La temporada 2017 está siendo clave para el joven español Augusto Fernández. Empezó el año disputando el FIM CEV Repsol de Moto2 con el equipo easyRace, campeonato en el que era favorito para llevarse el título, sobre todo después de su gran debut en la temporada 2016. No obstante, pronto tuvo la oportunidad de dar el salto al Mundial de Moto2 con el equipo Speed Up, un mundo completamente nuevo para él, así como también un nuevo nivel de pilotaje y aprendizaje, al que sigue adaptándose poco a poco.

“Sí, este año en el CEV el objetivo era ganar el campeonato (Moto2)”, comenta Augusto. “Empezamos muy bien, en el podio, pero de repente me dieron la oportunidad de dar el salto al Campeonato del Mundo y es lo que hicimos. Precisamente estábamos en el CEV con el fin de llegar al Campeonato del Mundo”.

Marcando la diferencia en el CEV 2017, con un podio, el equipo Speed Up se puso en contacto con él, tras haber decidido prescindir del piloto Axel Bassani, teniendo claro que Augusto encajaría como sustituto dado su palmarés.

“El equipo decidió prescindir de Bassani – el piloto inicial para 2017 – ya que no estaba haciendo buenos resultados y no había compenetración al trabajar con el equipo, y me llamaron para preguntarme si era posible hacer un test en Misano. El test fue realmente bien, y ahí empezó todo. Me conocían por mi actuación en el CEV – y también a través de Julián Simón, que estaba con ellos el año pasado. Las sensaciones con la moto fueron buenas desde el principio, así como la relación con el equipo. Son muy buenos; la forma en la que trabajan con el piloto y la moto, y también la telemetría, es todo muy profesional y me gustó trabajar con ellos desde el inicio”.

Desde que fue fichado por el equipo Speed Up, Augusto se ha centrado en conocer nuevos circuitos, así como también en adaptarse a su nueva moto. Muchos de los circuitos de la temporada 2017 son nuevos para él.

“Sí, hay nuevos circuitos por conocer”, dice. “Mugello, que fue mi primera carrera con el equipo, Brno, Sachsenring, Austria… Y también, por ejemplo, en Silverstone, donde ya había corrido hace unos años en la European Junior Cup – he tenido que volver a correr en el circuito con una moto completamente diferente, por lo que prácticamente también cuenta como nuevo.

Sigo el mismo procedimiento en todos los circuitos nuevos. Empiezo desde cero, y en las primeras sesiones aprendo dónde están los límites, dónde hay que frenar y todo eso… Y después ya se trata de empezar a mejorar sesión a sesión como piloto, mientras vas familiarizándote con el circuito, y también la moto mejora, ya que el equipo también trabaja en el desarrollo de la moto.
Tengo un gran equipo, que me ayuda a trabajar en la configuración, y también usamos la telemetría de Julián y de Sam (Lowes), que corrieron antes en el equipo, y esto nos ayuda a guiarnos. Ver todo eso no te da la solución correcta, pero es útil para empezar y comprender cómo enfocaban el circuito”.

Con los circuitos en los que nunca ha corrido antes, ¿le sirven los videojuegos como ayuda para familiarizarse con ellos como parte del proceso de aprendizaje?

“Sí, los videojuegos me sirven también para conocer los circuitos. Obviamente, no aprendes nada sobre cómo “pilotar” en el trazado, pero ayuda visualmente, ayuda a conocer el trazado del circuito, así como las curvas y todo eso, pero sí, sobre todo para familiarizarte con el circuito visualmente, pero solo eso”.

Las carreras hasta ahora han sido una mezcla de esperanza y frustración, con un progreso sólido durante los fines de semana, que a veces se veía truncado por problemas técnicos o simple mala suerte, como el abandono por problemas técnicos en Sachsenring, o el gran ritmo y actuación que tuvo en Austria, que se vio condicionado por la pérdida de posiciones al tener que evitar un accidente en la primera curva. A pesar de esto, Augusto protagonizó una gran remontada, que, de no haber perdido tiempo en esa primera curva, habría terminado con un resultado mucho mejor.

“Fue una pena lo de Sachsenring, donde tuvimos problemas con las gomas, ya que queríamos luchar por los puntos, así que fue decepcionante”, admite. “Austria también fue una decepción, ya que estábamos en una buena posición para luchar, pero al inicio de la carrera – en la primera curva – hubo dos caídas, lo que me obligó a irme largo para evitarlas, así que al final tuvimos que luchar desde atrás. Creo que estamos en una mejor posición que lo que significa un resultado como ese, y podemos aspirar a luchar por los puntos”.

Entonces, ¿qué espera para el resto de 2017? ¿Tiene ganas de volver a algún circuito favorito y familiar en una moto nueva? ¿Y cuáles son sus objetivos?

“Tengo muchas ganas de correr en alguno de los circuitos restantes esta temporada, que, por ejemplo, ya conozco de haber corrido allí en otros campeonatos, como Misano, Aragón, Valencia…

En cuanto a mis objetivos para lo que queda de temporada, me gustaría empezar a puntuar regularmente, y simplemente seguir mejorando en el pilotaje de la moto y en el trabajo con el equipo.

Está siendo un cambio importante respecto al CEV, conozco a muchos más aficionados, y aficionados de lugares diferentes, todo va bien, y estoy disfrutando mucho de estar en el Campeonato del Mundo. Hay un gran ambiente, me alegra ser parte de él, y también es una gran oportunidad para competir en él”.

El camino de Augusto sigue – con un inesperado salto del CEV Repsol al Campeonato del Mundo – y con eso, todas las oportunidades y retos que uno puede esperar. Él y su equipo están merecidamente contentos con el progreso, pero no van a relajarse ni un segundo, ya que todavía queda temporada por delante.